Cuando en una herencia existe un heredero único, corresponden a éste todos y cada uno de los bienes hereditarios. No hace falta hacer una partición de la herencia, al no existir comunidad hereditaria, solo se debe auto adjudicar los bienes, sin necesidad de acudir al Notario para hacer una escritura de adjudicación de herencia. Da igual que el heredero único sea directo, es decir, padre, hijos nietos, o no sea familiar directo, por ejemplo hermanos, sobrinos.

Para ello basta con hacer un escrito de manifestación de herencia  (también llamado instancia de heredero único), por parte del heredero único, con el cual se podrán liquidar los impuestos de sucesiones correspondientes, así como las plusvalías de existir bienes inmuebles, e incluso inscribir los mismos en el Registro de la Propiedad. Eso si, para poder inscribir este escrito en el Registro de la Propiedad, se debe legitimar previamente la firma del heredero único ante Notario, siendo este coste mucho menor que la escritura de adjudicación de herencia.

Con este escrito privado o instancia de heredero único se deberán pagar los impuestos de sucesiones en la Comunidad Autónoma donde residiera el fallecido, y las plusvalías municipales en caso de existir bienes inmuebles. 
 
Una vez abonados los impuestos, ya se puede presentar este escrito, o instancia de heredero único, con la firma legitimada en el Registro de la Propiedad para poner la propiedad a nombre del heredero.